Como una espiral respirando un huracán de conexión,

el abrazo consiente a la sugerente imaginación ser sorprendido,

y entre ellos, el equilibrio de un centro ineludible afianza la caminata.

El abrazo se pega, se disuelve,

se siente como un tenue ofrecimiento que recibe a otro abrazo.